header photo

Decálogo del canaricultor

A continuación enumeramos diez principios esenciales que ningún criador de canarios debe pasar por alto.

1) Los canarios deben colocarse en jaulas racionales y espaciosas, excluyendo absolutamente las jaulas estrechas o de formas extrañas. Las pajareras exteriores deben estar bien cubiertas y cerradas para garantizar la máxima protección contar el frío.

2) Los espacios de uso común o los locales especiales donde viven los canarios deben ser secos y estar siempre limpios y soleados. la humedad y las corrientes de aire son fatales. conviene también evitar la calefacción artificial.

3) No debe dedicarse a la cría de animales quien no pude garantizar una limpieza cuidadosa y constante de los locales, jaulas y accesorios. Hay que realizar controles periódicos para detectar la posible presencia de parásitos.

4) La alimentación de los canarios debe ser racional y equilibrada, complementada siempre con frutas y verdura, y especialmente estudiada durante el periodo de incubación.

5) Agua para beber siempre fresca y limpia, renovada diariamente. Filtrada con un dispositivo especial, si es del grifo. Sin gas, si es mineral. El baño ha de hacerse diariamente o al menos cada dos días, supendiéndolo sólo ciando hay pequeñas crías en el nido.

6) En el contenedor de los canarios no deben faltar nunca el hueso de jibia y el resto de complementos minerales.

7) Un canario no debe estar aislado porque sufriría mucho la soledad, pero tampoco hay que abarrotar el contenedor, ya sea jaula o pajarera, para no dañar a los pájaros y para que las tareas de limpieza no se hagan demasiado frecuentes.

8) No hay que anticipar demasiado el inicio de la reproducción y tampoco retrasarlo excesivamente hasta llegar al periodo de la muda. No hay que obligar a los reproductores a más de dos , o tres como máximo incubaciones al año. No hay que utilizar para la reproducción ejemplares que no estén en perfectas condiciones físicas o sean demasiado jóvenes.

9) Todos los canarios del criadero, y sobre todo los jóvenes y los reproductores, deben invernar en pajarera o al menos en jaulones adecuados donde les resulte posible ejercitar el   vuelo.

10) Hay que valorar bien la disponibilidad de tiempo y espacio, así como la seriedad de nuestros propósitos, antes de lanzarse a la cría de canarios.

Fuente: "El Canario" (Autor: Vittorio Menasse)