header photo

Señales de un canario enfermo

En realidad cuando hablamos de enfermedades y los métodos de cura, lo primero que debemos hacer es pensar como podemos llegar a evitar que nuestros animales se enfermen. Para ello es esencial la prevención de estas enfermedades. La prevención es un trabajo continuo que no solo se realiza medicando; sino también gran parte de la prevención se realiza con la observación

Hay señales claras que debemos observar antes de llegar a una epidemia. Por ejemplo: 

1) Debemos observar si tenemos algún animal embolado, esto nos indica que el animal tiene frío, probablemente por que está afiebrado, por lo tanto debe tener algún tipo de infección. 

2) El color de la defecación del animal que comienza a variar del estado blanco (orina del animal) y negro al verdoso, amarillento y hasta llega a ser sanguinolenta. 

3) Podemos observar otros indicadores como que el animal consume solo comidas blandas (pastones, manzana, huevo, etc.) y no semillas; o que consume comida en exceso en comparación con otros dejando gran cantidad de cáscaras delante de los comederos. 

4) Al agarrarlos notar que tengan la pechuga en forma de quilla. 

5) Animales que son generalmente tranquilos y dóciles, se los note muy nerviosos y totalmente descontrolados a la hora de agarrarlos. 

6) Respiración jadeante, ruidosa y con el pico abierto. 

Estos cuidados deben intensificarse en la época de pelado y/o campeonatos ya que los pájaros se estresan demasiado, haciendo que bajen sus defensas dando mayor posibilidad a la aparición de algunos de estos síntomas. 

Debemos tener mucho cuidado en dos circunstancias claves en que todo criador y expositor necesariamente debe realizar:

1) En la compra de nuevos ejemplares. 

2) En el regreso de nuestros animales de una exposición. 

En el primer caso, tenemos que fijarnos en que tipo de ambiente se encuentra el animal que vamos adquirir. Debemos fijarnos si el animal se encuentra en un lugar limpio, si el mismo posee humedad o no. También en que condiciones está el pájaro: si está parado en su percha o apelotonado en el piso, las condiciones de sus patas y plumajes; si comparte el lugar con otros animales, también las condiciones de los mismos. Si el lugar está sucio lo más probable es que se suplante la limpieza con medicamentos, por lo que el animal va a necesitar de estos hasta que genere sus propios anticuerpos cuando esté en nuestro criadero o morirá en el intento; si existe humedad existen hongos, y si el animal está embolado o con sus plumas deterioradas es probable que esté enfermo. 

Es aconsejable tanto en la primera como en la segunda opción, que al, o los animales antes de hacerlo entrar a nuestro criadero, le hagamos cumplir una cuarentena de observación ó medicación preventiva, ya que, por más que veamos el animal en buenas condiciones, puede estar incubando o bien ser portador sano de alguna enfermedad. Una vez que estamos seguros de las buenas condiciones del o los animales, podemos mezclarlos con nuestros pájaros. 


Fuente: foro de canaricultores del noreste